Capítulo 12: HÁBITOS DE LA MENTE


DESTREZAS DE RESPUESTA CRÍTICA
En varias formas, los medios de comunicación masiva, los maestros y los compañeros inundan a los estudiantes con argumentos, algunos de los cuales se refieren a la ciencia, las matemáticas y la tecnología. La educación debe preparar a las personas para leer y escuchar tales aseveraciones críticamente, decidiendo a qué evidencia prestar atención y cuál pasar por alto, y distinguir los argumentos cuidadosos de los superficiales. Además, las personas deben ser capaces de aplicar las mismas destrezas críticas a sus propias observaciones, argumentos y conclusiones, líberándose un poco más de sus propios prejuicios y racionalizaciones.Aunque no se puede esperar que la mayoría de las personas sean expertas en terrenos técnicos, cualquiera puede aprender a detectar los síntomas de aseveraciones y argumentos dudosos. Esto tiene que ver con la forma en la que se informa de los resultados. Los estudiantes deben aprender a observar y a ponerse en guardia contra los siguientes signos de argumentos débiles:
* Las premisas del argumento no son explícitas.
* Las conclusiones no se derivan lógicamente de la evidencia dada (por ejemplo, la verdad del enunciado «la mayoría de las personas ricas votan por los republicanos» no prueba la verdad del enunciado inverso «la mayoría de las personas que votan por los republicanos son ricas»).
* El argumento se basa en la analogía pero la comparación no es adecuada.
* Los hechos y las opiniones están entrelazados, las opiniones se presentan como hechos o no está claro cuál es cuál.
* La celebridad se utiliza como autoridad («la estrella de cine aconseja una nueva dieta»).
* Se utilizan atribuciones vagas en lugar de referencias específicas (por ejemplo, «los médicos líderes de opinión aseveran …,» ciencia ha demostrado que… , en comparación con otros estados…, y la comunicación científica recomienda que…»).
* En la información u opiniones propias, no se dice qué medidas se tomaron para precaverse en contra de la distorsión deliberada o subconsciente.
* En la evidencia que proviene de un experimento no se mencionan los grupos de control tanto como el grupo experimental.
* Las gráficas que se emplean distorsionan los resultados por utilizar sólo parte de la escala, usar escalas insólitas o no usar escalas.
* Se infiere que todos los miembros de un grupo, como «adolescentes», «consumidores», «inmigrantes» o «pacientes», tienen casi las mismas características que no se traslapan con los de otros grupos.
* Se informa de los resultados promedio, pero no del grado de variación alrededor del promedio.
* Se da un porcentaje o fracción pero no el tamaño de la muestra total (como en «9 de 10 dentistas recomiendan…»).
* Se mezclan cantidades absolutas y proporcionales (como en «hubo 3 400 más robos en nuestra ciudad el último año, en tanto que otras ciudades tuvieron un incremento de menos del 1%»).
* Se informa de los resultados con precisión engañosa (por ejemplo, representar 13 de 19 estudiantes como 68.42%).
* Las explicaciones o conclusiones se representan como las únicas que merecen consideración sin mencionar otras posibilidades.

Capítulo 12: HÁBITOS DE LA MENTE

Blogged with Flock

Publicado el 8 agosto 2007 en Alumnos, Analizar, Aprender, Campos del Conocimiento, Cs. Naturales, Cs. Sociales, Educación Infantil, Ideas, Informática, Interpretar datos, Padres y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: