Tareas programadas – ¡Esa máquina puede hacer cosas sola!


¡Esa máquina puede hacer cosas sola!

Soy alérgico a los fundamentalismos. No sólo en términos generales, donde ya sabemos que suelen causar tragedias, sino también en la informática, donde el único que se perjudica es el usuario sin formación técnica.

Los fundamentalismos informáticos sólo son generosos en mitos, como era de esperar. Uno de esos mitos es que las ventanas, los iconos y menús son un tipo de sistema operativo. En el colmo de la insania, se afirma que tales sistemas fueron inventados, junto con el mouse, por Apple; en realidad, todo eso salió del Stanford Research Institute (SRI) y del Xerox PARC. Hace unos días se cumplieron 40 años de la presentación en sociedad del primer ratón, ideado por Douglas Engelbart para el SRI ( http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1078920 ), mientras que el de bolita, que reinó en las computadoras durante más de una década, fue concebido por Bill English para el Xerox PARC; English había fabricado también el ratón de Engelbart, aquella tosca caja de madera con un único botón.

La verdad es que las ventanas, los iconos y menús que manejamos por medio del mouse son un tipo de interfaz gráfica de usuario (GUI, por Graphical User Interface ) llamado WIMP , por Windows , Icons, Menus, Pointing device.

Pero, además, wimp significa en inglés endeble, débil . El fundamentalismo estaba haciendo de las suyas, ya. Los expertos informáticos consideraban profano y hereje eso de usar ayudas visuales para manejar una computadora. Esto suele verse todavía en las películas de hackers. En su guarida el sujeto posee un equipamiento tecnológico que hasta el Pentágono envidiaría, pero cuando las cosas se ponen feas y tiene que entrar en un servidor protegido por quince firewalls y dos rottweiler dispépticos se pone a tipear febrilmente en una ventana negra con caracteres verdes. Nunca blancos, aunque sea el valor por default en Windows. Ni negro sobre blanco, como la terminal predeterminada en las interfaces gráficas para Linux. No. Verdes. Tan verdes que le iluminan la cara. Y transpira, además. De nervios. O por tanto tipear.

El ala dura de la informática comenzó despreciando las interfaces gráficas de usuario, llamándolas wimp , y luego de que los Escritorios de Mac (1984) y Windows (1990) conquistaron el mundo, la actitud no ha cambiado mucho. Si sabés de computadoras, tenés que poder recitar las opciones de grep (http:// es.wikipedia.org/wiki/Grep ) de atrás para adelante en occitano. Si no, sos un pobre lamer (http:// en.wikipedia.org/wiki/Lamer ).

En la esquina opuesta del cuadrilátero está el que ignora el intérprete de comandos con un argumento no menos delirante: “Si no tengo que saber de mecánica para manejar un auto, ¿por qué me tengo que complicar la vida con esa pantalla negra para manejar una computadora?” Que es como decir: “Si no tengo que saber de química orgánica para cocinar una hamburguesa, ¿por qué tengo que complicarme la vida aprendiendo a usar los pedales y la caja de cambios del auto?”

A esta clase de planteo se lo conoce como Comparar peras con manzanas o Nada que ver con nada . Además, ¿desde cuándo está de más aprender algo?

Otro argumento, casi igual de aturdido, es: “Todo puede hacerse desde las ventanas, así que esa pantalla negra es cosa del pasado, un fósil”. Casi todo lo cotidiano puede hacerse desde la interfaz gráfica, concedido. Pero no todo, ni mucho menos con la misma eficiencia.

Además, en tecnología no hay fósiles. No tenemos tiempo para eso.

La verdad, despejada la mitología, es que ambas interfaces, la gráfica y la de caracteres, conviven pacíficamente y lo mejor sería aprovecharlas allí donde son más fuertes.
Programate algo

Estaría todo bien y cada grupo seguiría hablando mal del otro hasta el Día del Juicio Final si no fuera porque hay instancias en las que el resto de nosotros sacaría mucho provecho de entender la línea de comandos.

Como se sabe, una computadora es una máquina que puede hacer un puñado de cosas simples muy rápidamente y sin equivocarse. Es ideal para automatizar procesos, y de eso se tratan los programas que usamos todos los días. Paradójicamente, para lo que menos usamos la PC es para automatizar procesos. Tareas programadas debe ser el ítem menos visitado de la historia de la computación, después del manual del usuario.

Tareas programadas permite ejecutar una aplicación con una frecuencia fija y a una determinada hora. Dos cosas obstaculizan que le saquemos provecho. Primero, hace demasiadas preguntas y termina por confundir. Segundo, se necesita conocer un poco el intérprete de comandos de Windows, el mal llamado DOS.

Daré aquí dos ejemplos, aunque el lector podrá aplicar estos lineamientos a las muchas posibles tareas que es mejor que la computadora haga por las suyas.
¡Desfragméntate, Sésamo!

Primero hay que ir a Menú> Inicio> Configuración> Panel de control y darle doble clic al icono Tareas Programadas . Se abre una ventana donde sólo se ve un icono denominado Agregar tarea programada (a menos que alguien haya agregado una antes, lo que es poco probable). Tras un doble clic se inicia un asistente donde hay que apretar Siguiente . Si usted tiene cientos de programas instalados, ármese de paciencia, porque Windows está ahora buscando las aplicaciones que pueden utilizarse.

En todo caso, la que buscamos no estará en esa lista.

Lo que vamos a hacer es decirle a la computadora que desfragmente el disco duro cada lunes a las 2 de la mañana automáticamente, sin nuestra intervención. El programa que necesitamos se llama defrag.exe y está en la carpeta System32 , dentro del directorio Windows . Para encontrarlo, hay que apretar el botón Examinar de la lista de aplicaciones instaladas. Luego habrá que moverse hasta el directorio de Windows (normalmente, c:\windows ) y buscar allí la carpeta system32 .

Seleccionamos defrag.exe con un clic y apretamos Aceptar .

El siguiente paso del asistente es simple de entender. ¿Cada cuánto queremos desfragmentar el disco? Elijamos una vez por semana.

Las personas hiperactivas, cuyos PST llegan a ocupar varios terabytes, que necesitan un grupo electrógeno sólo para ellas, que copian dos DVD a la vez mientras escanean fotos, visitan 73 sitios Web simultáneamente, chequean 12 cuentas de correo electrónico y renderizan un pequeño video de 96 minutos en alta definición sin dejar de descargar las 500 fotos de la cámara digital, esas personas que cuando el equipo, exhausto, de rodillas, con el CPU al 110% y los 4 GB de memoria agotados hace ya cinco horas, tarda algo más de un picosegundo en responder, empiezan a apretar fervientemente Ctrl-Alt-Delete y tras una angustiosa espera de ocho milisegundos optan por el botón Reset y, si ni esto resulta, tiran del cable de alimentación, bueno, tal vez necesiten elegir desfragmentar una vez por día.

Una vez elegida la frecuencia hay que optar por la hora del día. Como no queremos que la desfragmentación obstaculice nuestras labores cotidianas, lo pondremos a una hora en la que sabemos que no estamos delante de la PC; digamos, a las 2 de la mañana. Claro que también se puede usar el comando start con la opción /low para que la tarea se inicie con prioridad baja. Enseguida veremos cómo.

Después de configurar la hora, el asistente nos pregunta nuestro nombre de usuario y la contraseña. Hecho esto, la tarea debería estar lista para funcionar. Pero no es así, porque como nunca usamos el intérprete de comandos no sabemos que hay algo que está faltando. Como se dice: el que no sabe es como el que no ve.

Si dejamos las cosas como están, defrag arrancará, arrojará un error y se cerrará. Lo hará tan rápido que será imposible leer el mensaje de error. Además, a las 2 de la mañana estaremos durmiendo. ¿Qué falló?

Defrag no puede adivinar qué disco queremos desfragmentar. Y nuestra línea de comandos sólo decía c:\windows\system32\defrag . Nos olvidamos de indicar la partición. Para que defrag funcione, la orden correcta debe ser:

defrag c:

O, en el caso del Programador de Tareas:

c:\windows\system32\defrag c:

Simplemente, abra con un doble clic la tarea programada y altere la instrucción de la forma antedicha. No necesita volver a empezar con el dichoso asistente.

La instrucción para que la tarea arranque con baja prioridad, en el caso de que dejemos la máquina apagada cuando no la estamos usando, sería, por ejemplo:

c:\windows\system32\cmd.exe /c start “AutoDefrag” /low “c:\windows\system32\defrag.exe” c:

Cmd.exe es el intérprete de comandos. La opción c/ sirve para encadenar el comando que sigue ( start ) y cerrar la ventana original. Esto nos evitará tener dos ventanas del intérprete de comandos a la vez. Start es un comando que permite arrancar programas con ciertas opciones; por ejemplo, la prioridad.

Al configurarla como baja, el desfragmentador no será un estorbo. AutoDefrag , entre comillas, es el título que tendrá la ventana donde se ejecutará el desfragmentador y nos ayudará a identificarla en la barra de tareas. Podemos ponerle el nombre que queramos, pero es obligatorio.

Autolimpiante

La segunda tarea requiere un programa externo, el Eraser ( http://www.heidi.ie/node/14 ), que sirve para el borrado seguro de archivos, discos y espacio libre en discos.

Una vez instalado descubriremos que en su carpeta (normalmente, c:\archivos de programa\eraser ) hay varios programas. Uno se llama eraser.exe y es el que llamaríamos con un doble clic desde el menú Inicio o el Escritorio. Ahora, ¿qué pasa si queremos programar la máquina para que todos los días limpie el espacio libre del disco duro, algo que aumenta notablemente la privacidad de nuestros datos?

En ese caso hay que usar otro de los ejecutables, llamado eraserl.exe (también hay un eraserd.exe , que es para intérpretes de comando de 16 bits, es decir, de Windows 98 para atrás); eraserl.exe está pensado precisamente para automatizaciones, ya sea por medio de Tareas programadas o por medio de guiones. Por ejemplo, para borrar de forma segura el espacio libre en el disco C: usando el método DOD, la instrucción por darle al Programador de tareas sería:

eraserl -disk c:\ -method DOD

Para asegurarnos de que la tarea encuentre el ejecutable, una línea de comando más segura sería:

“c:\archivos de programa\eraser\eraserl.exe” -disk c:\ -method DOD

Si somos de apagar la máquina por la noche y queremos que esta tarea tenga una prioridad baja, podemos echar mano del mismo truco que empleamos antes con defrag . Además, en este caso, añadiremos una opción de eraserl.exe para que funcione en segundo plano, sin mostrar ningún cuadro de progreso. La instrucción completa para esta nueva tarea será:

c:\windows\system32\cmd.exe /c start “” /low “c:\archivos de programa\eraser\Eraserl.exe” -disk c:\ -silent -method DOD

Parece muy complicado. En realidad, cualquiera que pueda leer una oración de dos líneas en español tiene de sobra para comprender esto. Como antes, cmd.exe usa start para convocar con baja prioridad ( /low ) a eraserl.exe y, de paso, añadimos la opción – silent.

Como no va a haber ninguna ventana visible es innecesario ponerle un título entre comillas, pero las comillas deben ir de todas formas, porque el título de la ventana es obligatorio con el comando start ; de otro modo obtendremos un error.

Estos errores son relativamente frecuentes porque, como es de esperar, las computadoras son rápidas, pero tontas, así que el más mínimo desliz y no entenderán lo que les quisimos decir. Peor aún, podrían hacer algo que no le pedimos. Cuidado con el Eraser , porque se pueden borrar archivos importantes si lo usamos sin leer bien la documentación, y los eliminará más allá de toda posibilidad de recuperarlos. De todas formas, entender las opciones de Eraser lleva algo así como 57 segundos, no mucho más.

Otra cosa que debe tenerse en cuenta es no activar dos tareas que hagan un uso intensivo del disco a la misma hora. Si la PC intenta desfragmentar mientras que limpia el espacio libre del disco, el resultado será que tardará muchísimo más y ejercerá un estrés innecesariamente alto sobre la unidad de disco.

Por Ariel Torres

Escrito con el Navegador Flock

Tags: ,

Publicado el 14 diciembre 2008 en Configuración y adaptación del SO TTP, Windows y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Se supone que si a esa hroa estamos durmiendo, la pc estará apagada, entonces va a ser imposible que windows ejecute la tarea.

  2. las tareaas de hoy son re aburidas no me dan ganas de leerlas nohay otra cosa hoy mas linda para hacer cueentas sumar pero hami me gusta hase tarea no es que no me gusta me en canta MUCHO HACER LA TAREAAAA

  3. las tareas son geniales haprendi un monton de esa tarea

  4. que aburrido tema sobre todo como se explica es un mugrero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: