Los Padres hacen la diferencia!


Selected Articles from Los Padres hacen la diferencia!


Asóciese con el maestro de su niño para obtener buenos resultados
Los estudios muestran que la participación de los padres en la educación está relacionada con el éxito del alumno en la escuela. ¡Es impactante cuando los maestros, los padres y los niños trabajan juntos! Pero la relación familia-escuela es como cualquiera otra—requiere buena comunicación. Asegúrese a:
-Marcar la pauta. Es natural tener preguntas y preocupaciones cuando comienza el año. Para desarrollar un fundamento sólido entre padre y maestro, hágale saber al maestro que agradece su trabajo. Hágale preguntas claves de manera respetuosa. Muestre apoyo para su niño y para la clase, y aliente al maestro a mantenerse en contacto.
-Ser positivo. Cuando hable con el maestro, disfrute oír cuando se habla de las fortalezas de su niño. Pero también prepárese para oír de sus debilidades o mal comporta-miento. Recuerde reaccionar con amabilidad. Tanto usted como el maestro quieren que a su niño le vaya bien. Encarar las dificultades es la forma de encontrar soluciones.
-Hacer Teatro Improvisado. A algunos padres les da vergüenza hablar con el maestro. Si esto lo describe a usted, imagínese cómo sería reunirse con él. ¿Qué le diría? ¿Cómo respondería sus preguntas? Practique con otra persona en la que confía. Túrnense presentando los puntos de vista de ambos. ¿Todavía sigue preocupado? Comunicarse por correo electrónico puede relajarlo.
-Escoger las palabras con cuidado. Haga peticiones amables en lugar de exigencias. Un consejo útil es usar “nosotros” en lugar de “usted.” (¿Cómo podemos mantenernos en contacto para ayudar a Adam?” en lugar de “Usted debe decirme si Adam se está rezagando.”) El maestro no es su adversario; es su compañero de equipo.
Reprinted with permission from the September 2008 issue of Los Padres ¡hacen la diferencia!® (Elementary School Edition) newsletter. Copyright © 2008 The Parent Institute®, a division of NIS, Inc. Fuente: Toni Klym McLellan, “How to Talk to Your Child´s Teacher,” DisneyFamily.com, http://family.go.com/parenting/ms-learning/article-196485-how-to-talk-to-your-child-s-teacher-t/.

Desarrolle destrezas de pensamiento al dejar que su niño tome decisiones
Mientras su niño avanza de kinder a secundaria, usted necesita plantear una manera de enseñarle a tomar buenas decisiones.
La mejor manera de aprender a tomar buenas decisiones es tomando muchas decisiones. Así es que brinde a su niño tantas oportunidades como pueda para tomar decisiones.
Los niños pequeños pueden decidir lo que quieren para el almuerzo. Los niños mayores pueden tener una variedad de opciones más amplia.
Por supuesto, usted sigue siendo la que establece los límites. Su niño puede decidir si empieza la tarea con matemáticas o ciencia, pero no puede decidir que hará su tarea después que vea televisión. Poco a poco, déle más práctica a su hijo en resolver cómo puede tomar buenas decisiones—y qué hacer cuando no lo logra.
Por supuesto, cometerá algunos errores. Ese es el momento para que se siente con él y hablen de lo que funcionó y lo que no funcionó. Pregúntele, “¿Qué harías de diferente manera la próxima vez?” La próxima vez que su niño tome una decisión, puede recurrir a lo que aprendió.
Reprinted with permission from the October 2008 issue of Los Padres ¡hacen la diferencia!® (Elementary School Edition) newsletter. Copyright © 2008 The Parent Institute®, a division of NIS, Inc. Fuente: Richard L. Curwin, Making Good Choices: Developing Responsibility, Respect, and Self-Discipline in Grades 4-9, ISBN: 0-76194-634-9 (Corwin Press, a Sage Publications Company, 1-800-818-7243, www.corwinpress.com).

Haga estas cuatro preguntas en su reunión de padres-maestros
Una persona sabia dijo una vez, “Si no sabes adónde vas, cualquier camino te llevará ahí.” Su reunión de padres-maestros puede mostrarle adónde quiere llevar la maestra a su niño este año—y cómo planea llegar ahí.
Cuando se prepare para su reunión, aquí tiene cuatro preguntas que debe hacerle a la maestra de su niño:
1.¿Qué habilidades se espera que domine mi niño este año? Si usted sabe que se espera que sepa sus tablas de multiplicación para el final del año, usted estará preparada para ayudarlo a dominarlas. Si los alumnos de quinto grado tienen que hacer un proyecto grande sobre el antiguo Egipto, usted estará preparada.
2.¿Cómo evaluará el progreso de mi niño? Las escuelas utilizan pruebas de diferentes maneras. Los niños que no salen bien en algunas pruebas podrían tener que ir a la escuela de verano. Otras pruebas podrían decidir quién entra en un programa especial.
3.¿Qué puedo hacer en casa para ayudar? Como padre, usted juega un papel vital en lo que se refiere a ayudar a su niño. Pregúntele a la maestra cuánto tiempo se espera que su niño deba pasar en la tarea. Pregúntele si no hay otras maneras como pueda apoyar el aprendizaje en casa.
4.¿Cuál es la mejor manera para que nos comuniquemos entre sí? Usted sigue siendo la mejor experta en su niño. Usted sabrá el día que está triste porque se murió su pececito—o el día en que pasó apuros con su tarea de matemáticas. Mientras más pueda compartir esas cosas con la maestra mejor será el año de su niño.
Reprinted with permission from the October 2008 issue of Los Padres ¡hacen la diferencia!® (Elementary School Edition) newsletter. Copyright © 2008 The Parent Institute®, a division of NIS, Inc.

La asistencia a la escuela debe ser una prioridad
Con las vacaciones escolares que se aproximan, usted tal vez esté planeando sacar a su niño de la escuela para disfrutar un día o dos adicionales. Simplemente le pedirá al maestro la tarea con anticipación. Total, el hecho de faltar unos cuantos días a clases no importará realmente, ¿o sí?
En realidad esos pocos días de ausencia pueden importar mucho. Piense en las cosas que puede perderse su niño que no pueden compensarse con la tarea.
La discusión de la clase sobre el libro que están leyendo no puede ser sustituida con la tarea. Tampoco se puede sustituir la demostración de ciencia ni el proyecto de historia del grupo. En algunas materias, como matemáticas, el hecho de faltar aunque sea unos cuantos días es un problema porque el aprendizaje se basa en lo que los alumnos ya saben.
La tarea extra no compensará las cosas que su niño se pierda cuando esté fuera de la escuela. Así es que en lugar de sacar a su niño de la escuela, haga un esfuerzo extra para mejorar su asistencia este mes.
Reprinted with permission from the December 2008 issue of Los Padres ¡hacen la diferencia!® (Elementary School Edition) newsletter. Copyright © 2008 The Parent Institute®, a division of NIS, Inc. Fuente: Jennifer Railsback, “Increasing Attendance: Strategies from Research and Practice” (Northwest Regional Education Laboratory, www.nwrel.org/request/2004june/warm.html).

Ayude a su hijo a tomar mejores decisiones con estos cuatro pasos
Hizo una mueca y tiró sus libros cuando le dijo que era hora de la tarea. Después perdió los estribos y le gritó a su hermano–otra vez. Después se arrepintió. Pero, ¿qué tal si no hubiera tomado esas malas decisiones en primer lugar?
Su niño puede aprender a tomar decisiones más inteligentes siguiendo cuatro pasos fáciles. Haga que su niño:
*Se detenga. Para asegurarse de que no haga algo de lo que se arrepentirá, que debe detenerse primero. Que no haga nada. Que no diga nada.
*Piense. Debe luego hacerse algunas preguntas. “¿Cuál es el problema aquí? ¿Qué pasará si tomo esta decisión? ¿Hará que las cosas mejoren o empeoren? ¿Estaré orgulloso de mí mismo?”
*Escoja. Una vez que haya entendido cómo podría actuar, debe entonces tomar una decisión. La decisión correcta es generalmente la que tenga la mejor posibilidad de hacer que buenas cosas sucedan–y menos posibilidades de meterse en un problema.
*Piense otra vez. Después, su niño puede pensar otra vez. ¿Resultó la situación de la manera que esperaba? Si no, ¿qué puede aprender de ella y cambiar la próxima vez?
Reprinted with permission from the January 2009 issue of Los Padres ¡hacen la diferencia!® (Elementary School Edition) newsletter. Copyright © 2009 The Parent Institute®, a division of NIS, Inc. Fuente: Tom Mcintyre, The Behavior Survival Guide for Kids: How to Make Good Choices and Stay Out of Trouble, ISBN: 1-57542-132-1 (Free Spirit Publishing, 1-866-922-2068, http://www.freespirit.com).

Una televisión en el cuarto puede resultar en calificaciones más bajas
Si los resultados de las pruebas estandarizadas de su niño no son lo que esperaba, la respuesta puede estar en su recámara.
Un estudio realizado a casi 400 alumnos de tercer grado encontró que los niños con televisiones en sus recámaras obtuvieron puntuaciones más bajas en matemáticas, lectura y lenguaje artístico. Obtuvieron siete puntos menos en lectura. Obtuvieron ocho puntos menos en matemáticas y en lenguaje artístico.
Durante el curso del estudio, algunos niños instalaron televisiones en sus recámaras. Ellos obtuvieron las peores puntuaciones de todas. Los que habían sacado las televisiones de habitación aumentaron sus puntuaciones.
Para Thomas Robinson, uno de los autores de este estudio, los resultados son claros. “Los educadores y los padres están buscando maneras de mejorar los resultados de los exámenes estandarizados de los niños. Este estudio sugiere que algo tan lógico y sencillo como es sacar las televisiones de las recámaras de los niños, o no instalándolas ahí en primer lugar, puede ser una solución.”
Reprinted with permission from the February 2009 issue of Los Padres ¡hacen la diferencia!® (Elementary School Edition) newsletter. Copyright © 2009 The Parent Institute®, a division of NIS, Inc. Fuente: Dina Borzekowski y Thomas Robinson, “The Remote, the Mouse, and the No.2 Pencil: The Household Media Environment and Academic Achievement Among Third Grade Students,” Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, “ttp://archpedi.ama-assn.org/cgi/reprint/159/7/614.

Busque ayuda si sospecha que su niño tiene problemas de aprendizaje
Es normal preocuparse por los apuros que pasa su niño en la escuela. Usted puede preguntarse “¿Es simplemente que la escuela sea difícil para mi niño? O podría tratarse de un problema de aprendizaje?” Las respuestas no son siempre fáciles de obtener, pero ayuda a tomar en cuenta:
-Los factores de riesgo. Ciertas cosas pueden aumentar la posibilidad de que su niño tenga un problema de aprendizaje. Hable con su doctor sobre problemas de aprendizaje en la familia o problemas médicos que podrían estar afectando a su niño.
-Demoras. Piense en el desarrollo de su niño. ¿Utilizó sus músculos grandes (tal como los de caminar) cuando se esperaba? ¿Y los músculos pequeños (tales como los de agarrar)? ¿Se han desarrollado a tiempo sus habilidades de pensamiento, al igual que las de hablar, escuchar y las destrezas sociales?
-Opiniones de expertos. Reúnase tanto con el doctor como con la maestra con regularidad. ¿Hay algún patrón que otros hayan detectado en su niño? Cuando asistía a la preescuela, ¿mostró el personal de planta alguna preocupación por él?
-Progreso. Aun cuando no se le haya detectado un problema de aprendizaje, preste atención al desarrollo de su niño. Para cuando esté en tercer grado, ¿puede leer libros de ese nivel? ¿Escribir oraciones cortas? ¿Sumar y restar bastante bien? Hable con la maestra respecto al progreso.
-Capacidades. Además de darse cuenta de lo que puede hacer su niño, preste atención en lo que se le dificulta. ¿Tiene problemas para leer? ¿Concentrarse? Portarse bien? Estas son unas de las banderas rojas que merecen su atención.
-Pasos siguientes. Si cree que su niño puede tener un problema de aprendizaje, busque ayuda. Trabajando junto con la escuela, puede asegurar que su niño va a alcanzar todo su potencial.
Reprinted with permission from the March 2009 issue of Los Padres ¡hacen la diferencia!® (Elementary School Edition) newsletter. Copyright © 2009 The Parent Institute®, a division of NIS, Inc. Fuente: Ann Logsdon, “Top 8 Tips to Recognize Early Signs of Learning Disabilities,” About.com, http://learningdisabilities.about.com/od/learningdisabilitybasics/tp/SignsofLD.htm.

Ayude a su estudiante a hacerse responsable de sus pertenencias
Usted le compró un cuaderno especial para tomar nota de sus tareas. Él lo dejó en la práctica de fútbol. Mañana va a presentar un examen de ortografía–pero su lista de palabras de ortografía está en la escuela.
Tal parece que algunos niños nunca aprenden a hacerse responsables de sus cosas. Aquí tiene algunas formas como puede ayudar:
-Pídale a su niño que ayude a desarrollar un plan. Hable con él sobre lo que necesitaría para organizarse mejor. Usted podría decirle, “Estás teniendo problema para llegar a la casa con toda tu tarea escolar. ¿Puedes plantear un plan que te ayudaría a recordar? ¿Por qué no piensas en él hasta la hora de la cena? Trae tu plan a la mesa y hablaremos sobre él.”
-Una vez que él haya elaborado un plan, deje que lo ponga en acción. Eso significa que usted no lo va a salvar. Si deja su lista de palabras de ortografía en la escuela, no regrese a recogerla. Deje que él enfrente una mala calificación en un examen.
-Ofrezca sugerencias de cómo hacer cambios, pero deje que él se responsabilice de sus acciones. “¿Qué tal si tratamos de poner una caja cerca de la puerta. Entonces podrás poner en la caja todo lo que necesitas llevar a la escuela. ¿Qué piensas al respecto?”
Reprinted with permission from the April 2009 issue of Los Padres ¡hacen la diferencia!® (Elementary School Edition) newsletter. Copyright © 2009 The Parent Institute®, a division of NIS, Inc. Fuente: Elizabeth M. Ellis, Raising a Responsible Child, ISBN: 1-559-72301-7 (Birch Lane Press, Carol Publishing Group).

Trate de detectar las señales de intimidación y hable con su niño
Su niño le dice que no quiere ir a la escuela. Algunas veces llega a la casa con la ropa rota. Su actitud parece haber cambiado–está triste y encerrado en sí mismo.
Los niños a menudo le “dan a entender” que están siendo intimados mucho antes que puedan ponerlo en palabras. Pero si usted sospecha que su niño podría estar siendo víctima de una intimidación en la escuela, aquí tiene algunas maneras de hacer que se abra al respecto:
*Haga que hablar de la escuela sea una parte de su día. Siéntese con su niño y haga que le cuente todo lo que sucedió. Necesita acostumbrarse a hablar tanto de las cosas buenas como de las malas.
*Haga preguntas. Averigüe con quién se sienta en el autobús. ¿Con quién juega en el recreo?
*Pregúntele si alguna vez ha visto a cualquier otro niño que está siendo molestado o intimidado.
*Tome a su niño en serio si le dice que está siendo intimidado. Dígale que nadie merece ser intimidado y asegúrele que lo va a ayudar.
Si se entera que su niño está siendo intimidado en la escuela, haga una cita para hablar con la maestra tan pronto como sea posible. Trabajando juntos, podrán resolver el problema.
Reprinted with permission from the May 2009 issue of Los Padres ¡hacen la diferencia!® (Elementary School Edition) newsletter. Copyright © 2009 The Parent Institute®, a division of NIS, Inc. Fuente: Allan L. Beane, Protect Your Child from Bullying, ISBN: 9780-7879-9517-1 (Jossey-Bass, a division of John Wiley & Sons, 1-877-762-2974, www.josseybass.com).

Padres, Verano Educación Secundaria
http://www.netxv.net/pm_attach/2/Summer-High%20School-Sp-09.pdf

Blogged with the Flock Browser
Anuncios

Publicado el 17 junio 2009 en Padres y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: